Domingo 32º Tiempo Ordinario (6 noviembre 2016, Mártires españoles)

De Corazón a corazón: 2Mac 7,1-2.9-14 ("Dispuestos a… morir con la esperanza de ser resucitados de nuevo por Él"); 2Tes 2,16-3,5 ("Que la Palabra de Dios siga propagándose"); Lc 20,27-38 ("Son como ángeles, hijos de Dios… un Dios de vivos")

Contemplación, vivencia, misión: Los siete jóvenes "macabeos", con su madre, murieron mártires, con la esperanza de resucitar a una nueva vida. Nos preguntamos cómo será el "más allá" y hacemos nuestras cábalas. Basta con saber que participaremos de la misma vida de Dios Amor, que trasciende nuestra imaginación y nuestras pesquisas. El sentido de nuestra vida y de nuestra muerte (nuestro "paso" a la nueva vida) sólo se encuentra en Cristo resucitado.

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: La Palabra de Dios, escuchada humildemente con apertura de corazón (cfr. Lc 2,19.51), transforma la existencia personal y comunitaria, y nos prepara para una vida definitiva en Cristo resucitado.El corazón de María, más que ningún otro, es un corazón humilde y capaz de acoger los dones de Dios” (Papa Francisco, 8.10.16).

Los comentarios están cerrados.