Martes semana 33ª Tiempo Ordinario (15 noviembre, S. Alberto Magno)

De Corazón a corazón: Ap 3,1-6.14-22 ("El que tenga oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias"); Lc 19,1-10 ("Zaqueo… trataba de ver quién era Jesús… «Quiero hospedarme en tu casa»… Le recibió con alegría")

Contemplación, vivencia, misión: Jesús sigue "pasando" y llamando a la puerta, mendigo de amor. Su Palabra y su Espíritu de amor y de vida nueva nos examinan. A Jesús se le descubre cercano en cada hermano nuestro y en cada acontecimiento. Nuestro modo de pensar y de valorar las cosas (nuestra "estatura") nos impide verlo tal como es. Pero es Él quien tiene la iniciativa de invitarse a nuestra casa para hacernos felices al sabernos amados por Él y capacitados para amar como Él. “Toda mi esperanza estriba en tu muy grande misericordia. Da lo que mandas y manda lo que quieras” (S. Agustín, Confesiones, X, 29,40).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: "Recibir al Verbo quiere decir dejarse plasmar por Él hasta el punto de llegar a ser, por el poder del Espíritu Santo, configurados con Cristo" (Verbum Domini, n.50). Ésta fue la actitud de María al decir que “sí” (Lc 1,38) en nombre nuestro y para bien nuestro y de toda la humanidad.

Los comentarios están cerrados.