Miércoles semana 33ª Tiempo Ordinario (16 noviembre, Stas Gertrudis, Margarita)

De Corazón a corazón: Ap 4,1-11 (“Santo, Santo, Santo… tú has creado el universo”); Lc 19,11-28 (“Negociad mientras vuelvo”)

Contemplación, vivencia, misión: Nos han llenado las manos de tesoros para compartir. Toda la creación es un conjunto de dones que son propiedad de toda la familia humana, hijos del mismo Padre Dios. Somos administradores. Los dones recibidos valen porque dejan entrever que Dios se nos quiere dar Él mismo. El verdadero negocio consiste en construir la historia amando. La historia se descifra en las coordenadas de un “sí”: el de Dios y el nuestro. Lo demás es pura chatarra y ruido ensordecedor. “Este amor se ha hecho ahora visible y tangible en toda la vida de Jesús. Su persona no es otra cosa sino amor. Un amor que se dona y ofrece gratuitamente” (Misericordiae Vultus, n.8).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Desde su primer momento consciente, la Madre de Jesús ensayó un “sí” de totalidad, que tendría su máxima expresión el día en que concibió a Jesús en su seno (Lc 1,38; Jn 1,14). Por esto, “la auténtica hermenéutica (interpretación) de la Biblia sólo es posible en la fe eclesial, que tiene su paradigma en el sí de María” (Benedicto XVI, Verbum Domini, n.29).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.