Martes semana 34ª Tiempo Ordinario (22 noviembre, Sta Cecilia)

De Corazón a corazón: Apo 14,14-19 (“Ha llegado la hora de la siega”); Lc 21,5-11 (“No quedará piedra sobre piedra”)

Contemplación, vivencia, misión: No sabemos si la “mies” está ya madura para la siega; lo que sí es cierto que Jesús sigue acompañándonos y ayudándonos a no perder tiempo en tonterías pasajeras. La verdad no suele ser noticia en los medios de comunicación social. El Evangelio no estará nunca de moda. “El Amor no es amado” (San Francisco de Asís). Pero para quien esté enamorado de Cristo, “urge que él reine” (1Cor 15,25), que sea conocido y amado. “El compromiso en el mundo requerido por la divina Palabra nos impulsa a mirar con ojos nuevos el cosmos que, creado por Dios, lleva en sí la huella del Verbo, por quien todo fue hecho (cfr. Jn 1,2)” (Benedicto XVI, Verbum Domini, n.108).

*Corazón misericordioso de María, memoria de la Iglesia: Mientras María y José iban anualmente al templo para celebrar la fiesta de Pascua, Jesús niño era ya la “piedra angular” y el templo definitivo, la “casa” del Padre. María “es la Madre de misericordia, a la que encomendamos: todas nuestras situaciones, todas nuestras súplicas, dirigidas a sus ojos misericordiosos, que no quedarán sin respuesta” (Papa Francisco, 20/XI/16, clausura Jubileo de la Misericordia)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.