SAN ANDRÉS Apóstol (30 noviembre 2016)

De Corazón a corazón: Rom 10,9-18 (“La fe viene de la predicación… por toda la tierra se ha difundido su voz”); Mt 4,18-22 (“Jesús vio a Simón y a su hermano Andrés… «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres»”)

Contemplación, vivencia, misión: La fe es siempre una actitud de adhesión personal a Cristo. Desde el encuentro con él, la vida queda iluminada por su llamada, su mensaje y su mirada de amigo y hermano. Cuando surgen las sorpresas en el camino de la vida, necesitamos recordar que él nos llamó para seguirle y compartir su misma vida y misión. Ya no se puede guardar este tesoro sólo para sí. El modo de compartir la fe es especialmente siendo transparencia del amor de Cristo hacia todos sin excepción. Andrés fue ejemplo de “pastoral vocacional” (“hemos encontrado… lo llevó a Jesús”) y también de pastoral misionera con los “gentiles” que querían “ver a Jesús”.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Con Jesús en su seno y en su corazón, María fue pasando de Nazaret a Ain Karim (para la visitación) y de Nazaret a Belén (para el nacimiento). Aquel tiempo y aquellos viajes eran parte de nuestra biografía, que necesitamos “recordar” y actualizar. Con María caminamos hacia una nueva Navidad.

Los comentarios están cerrados.