Domingo segundo Adviento Año A (4 diciembre 2016)

De Corazón a corazón: Is 11,1-10 (“Saldrá un vástago de la raíz de Jesé… reposará sobre él el Espíritu del Señor”); Rom 15,4-9 (“Tened los unos para con los otros los mismos sentimientos de Cristo Jesús”) Mt 3,1-12 (“Preparad los caminos del Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: El mismo Espíritu Santo que formó a Jesús en el seno de María, quiere hacer de todos nosotros una imagen y expresión suya. Pero Jesús no es una idea ni una abstracción (porque las abstracciones no tienen madre). Él quiere “nacer” siempre de María y en la familia eclesial. Acompañando espiritualmente a María y a José, camino de Belén, preparamos el camino para la nueva venida del Señor en una nueva evangelización. “Caminamos” cuando meditamos el evangelio con el corazón abierto y lo expresamos en nuestra vida.

*Con María, “Madre de la Esperanza”, caminar a la sorpresa de Dios: “La alegría que (María) recibe de la Palabra se puede extender ahora a todos los que, en la fe, se dejan transformar por la Palabra de Dios” (Verbum Domini, n.124). “La misericordia suscita alegría porque el corazón se abre a la esperanza de una vida nueva” (Misericordia et misera, n.3).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.