VIRGEN DE GUADALUPE (12 diciembre)

De Corazón a corazón: Is 7,10-14; 8,10c (“He aquí que una virgen está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel – Dios con nosotros”); Lc 1,39-48 (“El Espíritu Santo vendrá sobre ti… Hágase en mí según tu palabra”)

Contemplación Vivencia Misión: La presencia activa y materna de María en el caminar histórico de la Iglesia (y de cada corazón y comunidad) es una constante salvífica: “¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?” (es la respuesta de María al encargo de Jesús en la cruz). La historia de un pueblo y de cada persona se mide por los signos (también culturales) de la presencia salvífica de Cristo (el “Emmanuel”), nacido de María. Ella sigue visitando y acompañando a cada redimido y a cada comunidad.

*Con María, “Madre de la Esperanza”, hacia la Navidad: “Es allí, en los santuarios, donde puede percibirse cómo María reúne a su alrededor a los hijos que peregrinan con mucho esfuerzo para mirarla y dejarse mirar por ella. Allí encuentran la fuerza de Dios para sobrellevar los sufrimientos y cansancios de la vida. Como a san Juan Diego, María les da la caricia de su consuelo maternal y les dice al oído: «No se turbe tu corazón … ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre?»” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.286). Ver el tema GUADALUPE en el Vocabulario MARIA del blog: compartirencristo.wordpress.com

Anuncios

Los comentarios están cerrados.