Sábado semana cuarta Adviento (24 diciembre 2016)

De Corazón a corazón: 2Sam 7,1-5.8-12.14-16 (“Yo seré para él padre, y él será para mí, hijo”); Lc 1,67-79 (“Irás delante del Señor para preparar sus caminos”)

Contemplación, vivencia, misión: Estamos invitados a preparar la “posada” a Cristo que viene con María y José. “No había lugar para ellos” (Lc 2,7). Hoy, en medio de tantas luces y ruidos, sigue siendo, a veces, el “gran ausente”. Dios nos ha enviado a su Hijo para compartir vivencialmente nuestra historia. Ofrecerle posada es también preparar sus caminos para que otros le reciban y encuentren.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: María y José siguen pidiendo posada. “La posada que Él quiere es el alma de cada uno, ahí quiere Él ser aposentado, y que la posada esté muy aderezada, muy limpia, desasida de todo lo de acá” (San Juan de Ávila, Sermón 41). “Con sólo su venir paga bien la posada” (Sermón 2).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.