NOMBRE DE JESÚS (martes 3 enero 2017)

De Corazón a corazón: Fil 2,1-11 (“Al nombre de Jesús se doble toda rodilla”); Mt 1,18-25/Lc 2,21-24 (“Se le dio el nombre de Jesús”). Misa de la feria: 1Jn 2,29-3,6; Jn 1,29-34.

Contemplación, vivencia, misión: Si Jesús no fuera el Hijo de Dios, que murió y resucitó, no pasaría de ser uno de tantos fundadores de grupos religiosos. La novedad de Jesús, único “Salvador”, estriba en haberse humillado, tomando realmente nuestra condición humana para transformarla por medio de la cruz, que es expresión de un amor de donación infinita. Sólo Dios hecho hombre puede amar así, para destruir el pecado y la muerte, con vistas a hacernos partícipes de su misma vida divina. Orar pronunciando el nombre de “Jesús” es sosiego para quien practica la fe como conocimiento de Cristo vivido personalmente.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: María “puso al niño en un pesebre” (Lc 2,7). “En Cristo, la divinidad del Unigénito se ha hecho partícipe de nuestra mortalidad, para que nosotros fuéramos partícipes de su inmortalidad” (San Agustín, Carta 187). María ve ahora en nosotros un Jesús “por hacer”, si la dejamos entrar…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.