EPIFANÍA DEL SEÑOR (6 enero 2017)

De Corazón a corazón: Is 60,1-6 (“Arriba, resplandece, que ha llegado tu luz… caminarán las naciones a tu luz”); Ef 3,2-3.5-6 (“El misterio ha sido ahora revelado… que los gentiles sois coherederos, miembros del mismo Cuerpo y partícipes de la misma Promesa en Cristo Jesús”); Mt 2,1-12 (“Hemos visto su estrella en Oriente y venimos a adorarle”)

Contemplación, vivencia, misión: Es verdad que no sabemos con certeza el número de los “magos” o “sabios” venidos de Oriente para adorar al Mesías recién nacido. Pero sabemos lo principal: se dejaron sorprender por las inspiraciones que Dios infunde en el corazón, siguieron la “estrella”, caminaron en la esperanza, encontraron a Jesús, ofrecieron sus dones como expresión de su propia donación y “se volvieron por otro camino”. Quien ha encontrado a Cristo, cambia la propia vida y ser hace destello de su amor hacia todos.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Quien busca a Jesús es que ya empezado a encontrarlo. “Es precisamente la Madre quien le muestra a Jesús, su Hijo, quien se lo presenta; en cierto modo se lo hace ver, tocar, tomar en sus brazos. María le enseña a contemplarlo con los ojos del corazón y a vivir de él” (Benedicto XVI, Colonia, 19.8.05). A Jesús se le encuentra siempre con María, figura de la Iglesia, portadora de la Luz. (Donde la Epifanía se celebra el domingo, ver: Viernes 6 enero 2017, antes de la Epifanía: 1Jn 5,5-13; Mc 1,7-11/ Lc 3,23-38)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.