Lunes semana primera Tiempo Ordinario (9 enero 2017)

De Corazón a corazón: Heb 1,1-6 (“Nos ha hablado por medio de su Hijo”); Mc 1,14-20 (“El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva… Venid conmigo”)

Contemplación, vivencia, misión: En nuestro caminar histórico, celebramos especialmente el “día del Señor Resucitado”, el “domingo”, que es cuando se actualiza su presencia especialmente en su Palabra y su Eucaristía. Todos los días tienen esta resonancia de encuentro vivencial con Él. “Tiempo ordinario” significa que aquí y ahora, en la realidad concreta, nos dejamos sorprender por el Señor. Cristo es el cumplimiento de todos los anhelos de la humanidad y, de modo especial, de las esperanzas mesiánicas del Antiguo Testamento.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Él es el “Reino” ya presente, venido “en la plenitud de los tiempos”, nacido de María, “nacido de la mujer” (Gal 4,4). “Cada ‘sí’ a Jesús que viene es un germen de esperanza. Tengamos confianza en este germen de esperanza, en este sí: ‘Si’ Jesús, tú puedes salvarme, tú puedes salvarme” (Papa Francisco, 21.12.16). Donde se celebre hoy el BAUTISMO DEL SEÑOR, ver texto del domingo día 8 de enero o en Año Litúrgico.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.