Sábado semana primera Tiempo Ordinario (14 enero 2017)

De Corazón a corazón: Heb 4,12-16 (“Es viva y eficaz la Palabra de Dios… Teniendo, pues, tal Sumo Sacerdote que penetró los cielos – Jesús, el Hijo de Dios – mantengamos firmes la fe que profesamos”); Mc 2,13-17 (“Vio a Leví… Sígueme… No he venido a llamar a justos, sino a pecadores”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús resucitado, presente bajo signos pobres de la Iglesia y de todos los demás hermanos, sigue hablando al corazón y llamando a compartir su misma vida. Sus palabras reflejan los latidos de su corazón. Llama a entrar en el proyecto de Dios Amor sobre cada uno. Jesús llama y mira a todos con amor, como el Padre que “hace salir su sol sobre justos y pecadores” (Mt 5,45) porque todos son sus hijos. Es la Palabra “encarnada” e insertada en nuestras circunstancias históricas y sociológicas.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: La Palabra personal de Dios se nos ha hecho “asequible” en el seno de María, fecundada por la acción amorosa del Espíritu Santo. La ternura materna de María nos inserta en Cristo “Mediador”, “trono de gracia”, “probado en todo igual que nosotros”, “nuestra esperanza”. Y nos invita a dejarse sorprender por Cristo.

Los comentarios están cerrados.