Lunes semana cuarta Tiempo Ordinario (30 enero 2017)

De Corazón a corazón: Heb 11,32-39 ("Dios tenía ya dispuesto algo mejor para nosotros, de modo que no llegaran ellos sin nosotros a la perfección"); Mc 5,1-20 (Al endemoniado curado:"Vete a tu casa… y cuéntales que le Señor ha tenido compasión de ti")

Contemplación, vivencia, misión: Caminamos juntos como familia adquirida ("redimida") por Cristo. La historia se escribe en su Corazón y es "comunión de los santos", a modo de vasos comunicantes patrimonio común. Hay que aprender a vivir "siempre alegres" y "contando" a todos (a veces con el servicio callado) las misericordias del Señor. Los más "pequeños" (débiles, olvidados, pobres, enfermos, "niños"… ) necesitan nuestra sonrisa nacida de la esperanza común en Cristo.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Las "cosas grandes" de que habla María, son las gracias recibidas por ella, para el bien de todos, como "misericordia de Dios" en bien de "todas las generaciones". Su "sí" y su “Magníficat” fue en nombre nuestro y también su confianza en Dios Amor.

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=4c4f47b4-d92d-4b1a-8322-dead231179ff

Anuncios

Los comentarios están cerrados.