Martes semana quinta Tiempo Ordinario (7 febrero 2017)

De Corazón a corazón: Gen 1,20-2,4 (“Hagamos al ser humano a imagen y semejanza nuestra”); Mc 7,1-13 (“Su corazón está lejos de mí”)

Contemplación, vivencia, misión: El proyecto de Dios sobre el ser humano consiste en que éste se realice amando, en la verdad de la donación, a imagen de Dios Amor. El ser humano “vale más por lo que es que por lo que tiene” (GS 35). Cargos, cualidades y bienes, sólo valen ante Dios según el peso del amor. El ser humano (como el ser de los ángeles) es la única creatura que Dios ama por sí misma, porque está llamada a ser reflejo de suyo. Todo nos habla de Dios Amor, pero el ser humano es una historia de un amor eterno, “un pensamiento de Dios”. Como para Abraham, “también a nosotros nos queda como única posibilidad mirar las estrellas, entonces es tiempo de confiar en Dios. No hay nada más bello. La esperanza no defrauda” (Papa Francisco, 28.12.16).

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Dios quiere entablar con el hombre un “diálogo nupcial” (VDo 123), de corazón a corazón, y encontrar en todos sus hijos el “sí” gozoso y esperanzado que encontró en María, “Madre del Verbo, Madre de la alegría” (VDo 124).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.