Sábado semana 5ª Tiempo Ordinario (11 febrero. Ntra. Sra. Lourdes, JM Enfermos)

De Corazón a corazón: Gen 3,9-24 (“Pondré enemistades entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya”); Mc 8,1-10 (“Siento compasión de esta muchedumbre”)

Contemplación, vivencia, misión: El divino alfarero se ha compadecido del barro que empezó a modelar con sus manos y en el que infundió su imagen y su misma vida (cfr. Gen 12,7). La promesa de redención, como signo de esperanza, quedará impresa en el corazón de la humanidad. Del linaje de “la mujer” nacerá Jesús, el Redentor prometido. La “compasión” descrita por Jesús en la figura del padre del hijo pródigo (Lc 15,20), tiene matices de “seno”, “regazo” o “ternura materna”. Esta vivencia del Señor se actualiza hoy y aquí, se hace siempre “contemporánea”. Jesús comparte nuestra realidad y la asume para sanarla.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: María “Inmaculada” es el resumen de las esperanzas mesiánicas. Podemos vivir confiados en “su regazo” materno, por el hecho de estar “bautizados” (“injertados”) en Cristo. “Me gustaría animar a todos los enfermos, a las personas que sufren, a los médicos, enfermeras, familiares y a los voluntarios a que vean en María, Salud de los enfermos, a aquella que es para todos los seres humanos garante de la ternura del amor de Dios y modelo de abandono a su voluntad” (Papa Francisco, Mensaje JME 2017).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.