Martes semana sexta Tiempo Ordinario (14 febrero, Stos. Cirilo y Metodio)

De Corazón a corazón: Gen 6, 5-8; 7,1-5.10 (diluvio: “Noé encontró gracia a los ojos del Señor”); Mc 8,14-21 (“Guardaos de la levadura de los fariseos”)

Contemplación, vivencia, misión: Parece como si en cada época asomara el fantasma de un nuevo “diluvio” para acabar con las lacras de la humanidad. Algunos profetas de mal agüero aventuran predicciones apocalípticas, a fecha fija, que luego suelen retrasar… Pero la bondad de Dios sigue mostrándose en tantas personas cuya sonrisa brota de un corazón en paz. Lo importante es deshacer la hipocresía y doblez que nublan la convivencia humana, y decidirse a sembrar el gozo de la esperanza: Jesús, Señor de la historia, nos acompaña para hacer siempre de la vida una donación. Bastaría una sonrisa auténtica. La “levadura de los fariseos” es la hipocresía o la doble vida.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: A Juan Pablo II le gustaba recordar este pasaje del Vaticano II: “La Madre de Jesús… antecede con su luz al Pueblo de Dios peregrinante como signo de esperanza y de consuelo hasta que llegue el día del Señor” (LG 68). Ella nos acompaña en nuestro caminar al encuentro con Cristo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.