Viernes semana sexta Tiempo Ordinario (17 febrero 2017)

De Corazón a corazón: Gen 11,1-9 (Babel: "que no entienda cada cual a su prójimo"); Mc 8,34-9,1 ("Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame")

Contemplación, vivencia, misión: La verdadera "autoestima" consiste en realizarse amando, para quitar del corazón la maraña complicada de nuestro egoísmo y ser más comprensivos con los hermanos. Esto sólo es posible compartiendo la vida con Cristo, dejándose conquistar por su amor. El amor de Cristo urge y hace posible nuestra respuesta de donación alegre y generosa. Esta actitud disipa sin dejar rastro cualquier "torre de Babel". La confusión y las tensiones nacen de un corazón dividido. Bastaría una sonrisa auténtica y un apretón de manos sincero, para comenzar a construir la paz.

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Los gestos silenciosos de María son un lenguaje inteligible a toda cultura: "Fue con prontitud" (a visitar y servir a Isabel) (Lc 1,39), "lo envolvió (al niño) en pañales y lo reclinó en un pesebre" (Lc 2,7), "estaba de pie junto a la cruz" (Jn 19,25). “En los evangelios María aparece como mujer de pocas palabras, sin grandes discursos ni protagonismos pero con una mirada atenta que sabe custodiar la vida y la misión de su Hijo y, por tanto, de todo lo amado por Él” (Papa Francisco 1 enero 2017).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.