Sábado semana sexta Tiempo Ordinario (18 febrero, Sta. Bernardita)

De Corazón a corazón: Heb 11,1-7 ("La fe es garantía de lo que se espera"); Mc 9,2-13 ("Éste es mi Hijo amado, escuchadlo")

Contemplación, vivencia, misión: "Toda la vida de un buen cristiano es un santo deseo" (San Agustín). Los dones de Dios no son Dios. Por medio de sus dones, Él se nos hace cercano y nos ensancha el corazón para recibirle a Él mismo. Nos habla al corazón de muchas maneras, para ayudarnos a escuchar su misma Palabra personal, su Hijo Jesús, y disponernos a la visión y encuentro definitivo. La vida tiene sentido cuando el deseo se llama esperanza cristiana. Dios habla al corazón del ser humano, desde las cosas creadas por amor, desde la historia dirigida por su Providencia y especialmente por medio de su Hijo (cfr. Heb 1,1-2).

* Con María, “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: La vivencia de la fe es transmisora del gozo de la esperanza: "Dichosa tú que has creído" (Lc 1,45). "La alegría que María recibe de la Palabra se puede extender ahora a todos los que, en la fe, se dejan transformar por la Palabra de Dios" (Benedicto XVI, VDo 124). “Somos un pueblo con Madre, no somos huérfanos” (Papa Francisco, 1 enero 2017). Sta. Bernardita se sintió mirada y amada por María; y se dedicó a reflejar esta mirada materna.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.