Martes semana octava Tiempo Ordinario (28 febrero 2017)

De Corazón a corazón: Sir 35,1-15 "En todos tus dones pon tu rostro alegre… Da al Señor como él te ha dado a ti"); Mc 10,28-31 ("Nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido")

Contemplación, vivencia, misión: La "mirada" de Jesús a Pedro (cfr. Jn 1,42) le había conquistado y, por esto, le siguió sin condiciones. Lo que vale más no es "dejarlo todo", sino "seguirle" a Él, porque ya nada ni nadie puede ocupar en el corazón el puesto de Jesús. Entonces se da todo con alegría, como respuesta a una mirada de amor (cfr. Mc 10,21). La mirada de Jesús se nos refleja en la mirada de María, “esa mirada que nos enseña que tenemos que aprender a cuidar la vida de la misma manera y con la misma ternura con la que ella la ha cuidado: sembrando esperanza, sembrando pertenencia, sembrando fraternidad” (Papa Francisco, 1 enero 2017)

* Con María,“Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: El "discipulado" es escucha comprometida. María es "la primera discípula", porque su escucha se concretó en un "sí" de opción fundamental y gozosa, expresión de toda su existencia. “Las madres (como María), incluso en los peores momentos, saben dar testimonio de la ternura, de la entrega incondicional, de la fuerza de la esperanza” (Papa Francisco, 1 enero 2017)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.