Sábado después de Ceniza (4 marzo 2017)

De Corazón a corazón: Is 58,9-14 ("Si repartes al hambriento tu pan… te deleitarás en el Señor"); Lc 5,27-32 (En casa de Mateo: "No he venido a llamar a la conversión a los justos, sino a los pecadores")

Contemplación, vivencia, misión: Las palabras de Jesús sólo se captan en la armonía de la fe y del amor: "Si alguno me ama, yo me manifestaré a él" (Jn 14,21). Ha venido para "todos" (Mt 11,28): para Mateo el publicano, para Zaqueo, para la Samaritana… De todos "sintió compasión" (Mt 15,32), a todos nos lleva en su Corazón. Dios "misericordioso" tiene sed del amor del hombre. Sólo quien ha experimentado la “misericordia” (“ternura materna”) de Dios, sabe comprender a los hermanos; cada uno ocupa un lugar privilegiado en el corazón de Dios, Padre de todos. “La palabra es un don. El otro es un don”(Mensaje Cuaresma 2017).

* Con María “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: "Limosna" equivale a "misericordia", como expresión de la "ternura materna" de Dios, que "hace salir su sol sobre buenos y malos", y que se hace presente en Jesús. En la "Salve" invocamos a María como "Madre de la Misericordia" y “esperanza nuestra”.

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=6f4df9f5-a9d0-490e-934c-e3ab6ca2f6c8

Anuncios

Los comentarios están cerrados.