Domingo primero de Cuaresma, Año A (5 marzo 2017)

De Corazón a corazón: Gen 2,7-9; 3,1-7 ("La mujer tomó del fruto del árbol y comió y dio también a su marido"); Rom 5,12-19 ("Así como por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo, todos serán constituidos justos"); Mt 4,1-11 ("Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo").

Contemplación, vivencia, misión: El camino de la vida es camino de pruebas o "tentaciones". El ser humano ha sido creado a "imagen" de Dios, pero debe construirse en "libertad", que consiste en la verdad de la donación. Desde nuestros primeros padres hasta hoy, todo ser humano está llamado a construirse en la verdad y en el amor. Los éxitos y los fracasos de cada uno repercuten en toda la humanidad. Jesús, Dios hecho hombre, ha querido participar de esta lucha de la vida, dejándose "tentar" por el espíritu del mal y por las opiniones equivocadas de su época sobre el Mesías: éxito inmediato, honor, riqueza, poder… Nos ha salvado por medio de su "obediencia" y fidelidad al Padre en el amor del Espíritu Santo.El pecado nos ciega” (Mensaje Cuaresma 2017).

* Con María "Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: La "llena de gracia", la Inmaculada, no tuvo el pecado original, pero toda su vida fue vivir de sorpresa en sorpresa, haciendo de su existencia un "sí" en nombre nuestro. “Consciente de que Dios está con ella, María abre su corazón al «Heme aquí» y así inaugura el camino del Evangelio (cfr. Lc 1,38)” (Doc. preparatorio Sínodo 2018).

t?sender=aZXNxdWVyZGFiaWZldEBnbWFpbC5jb20%3D&type=zerocontent&guid=a686c28d-104e-47e8-9e37-b8677eb3a7ad

Anuncios

Los comentarios están cerrados.