Jueves semana quinta de Cuaresma (6 abril 2017)

De Corazón a corazón: Gen 17,3-9 (Dios a Abraham: “Mi alianza contigo.. Te he constituido padre de una muchedumbre de pueblos”); Jn 8,51-59 (“Antes de que Abraham existiera, yo soy”)

Contemplación, vivencia, misión: Toda la historia humana está cuajada de promesas y bendiciones: Adán y Eva, Noé, Abraham, Moisés, David… En todos los pueblos hay huellas de estas promesas. Jesús, Hijo de Dios hecho hombre, asume está realidad y la lleva a cumplimiento para bien de todos los pueblos: “Yo soy”. Todo se puede purificar en la cruz de quien muere amando y perdonando. “Se trata de una esperanza que no defrauda ―porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones (cfr. Rom 5,5)― y que hace que la vida nueva brote como la planta que crece de la semilla enterrada” (Papa Francisco, 24 enero 2017).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: El himno de fe y agradecimiento de María, su “Magníficat”, canta el cumplimiento de la promesa y “misericordia hecha a Abraham y a su descendencia” (Lc 1,54-55). Por la fe, esperanza y caridad,, nos insertamos en esta descendencia. “La oración de María es revolucionaria, es el canto de una joven llena de fe, consciente de sus límites, pero que confía en la misericordia divina” (Mensaje JMJ 2017).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.