Jueves tercera semana de Pascua (4 mayo 2017)

De Corazón a corazón: Hech 8,26-40 ("Felipe se puso a anunciar – al etíope – la buena nueva de Jesús"); Jn 6,44-51(“Yo soy el pan de la vida… para la vida del mundo”)

Contemplación, vivencia, misión: "La vida" es el mismo Jesús que se nos comunica para que nosotros lo anunciemos a los demás. El "mundo", al que se refiere Jesús, es toda la humanidad amada y redimida por Él, como parte de su mismo ser de "hermano" y "esposo" (con-sorte). “El pan de vida”, que es el mismo Jesús, da sentido a la existencia humana. Con él, en él y por él, la vida se hace relación y donación a Dios y a los hermanos.

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: La Eucaristía es "el pan de la Virgen" (San Juan de Ávila, Sermón 39). "Ella es la que nos lo guisó, y por ser ella la guisandera se le pega más sabor al manjar" (Sermón 41). “Entregándose filialmente a María, el cristiano, como el apóstol Juan, acoge a la Madre de Cristo y la introduce en todo el espacio de su vida interior” (Redemptoris Mater, n.45)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.