VISITACIÓN DE MARÍA (miércoles 31 mayo 2017)

De Corazón a corazón: Sof 3,14-18 (“Alégrate… el Señor está en medio de ti”) / Rom 12,9-16 (“caridad sin fingimientos… alegría de la esperanza”); Is 12,2; Lc 1,39-56 (“¿de dónde a mí que me venga a visitar la Madre de mi Señor?… Mi alma glorifica al Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: Todo rezuma alegría, esperanza y amor, cuando está presente Ella para seguir cumpliendo el encargo materno recibido del Señor. Pero su visita es siempre en nuestras circunstancias del día a día, si no huimos de ellas y si las queremos convertir, como Ella y con Ella, en servicio de donación. Entonces “completamos” y actualizamos su “sí” y su “Magníficat”, en sintonía con Jesús presente en su Corazón y en el nuestro. “Es nuestra Madre, que siempre viene aprisa cuando tenemos necesidad… no se olvida de sus hijos” (Papa Francisco 26 mayo 2013). Nos visita, dejémosla entrar. “Madre nuestra desde siempre, no te canses de visitarnos” (Benedicto XVI, Fátima, 12 mayo 2010).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: “La oración de María (su Magníficat) es revolucionaria, es el canto de una joven llena de fe, consciente de sus límites, pero que confía en la misericordia divina. Esta pequeña y valiente mujer da gracias a Dios porque ha mirado su pequeñez y porque ha realizado la obra de la salvación en su pueblo, en los pobres y humildes” (Papa Francisco, Mensaje JMJ 2017).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.