Sábado semana octava Tiempo Ordinario (10 junio 2017)

De Corazón a corazón: Tob 12,1.5-15.20 ("Bueno es proclamar las obras gloriosas de Dios"); Mc 12,38-44 (“Esta viuda pobre ha echado más que todos”)

Contemplación, vivencia, misión: Dar todo “nuestro chico todo por el gran Todo que es Dios” (San Juan de Ávila), es el secreto de la santidad y de la misión, y también el secreto de la verdadera “autoestima”. Quien se da a sí mismo del todo, se realiza amando. Con esta actitud, ya todo lo que hemos recibido de Dios se puede poner a disposición del amor, sin complicaciones ni secretismos. Al fin y al cabo, las perlas que Dios nos ha dado, siguen incrustadas en nuestro barro. Ya sólo podemos gloriarnos en él, en su cruz (cfr. Gal 6,14).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: María hizo de su vida un “sí”, como punto de referencia para toda la comunidad-familia de Jesús. ¿Quién es más? El que ama más.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.