Miércoles semana 11ª Tiempo Ordinario (21 junio, S. Luís Gonzaga)

De Corazón a corazón: 2Cor 9,6-11 (“Dios ama al que da con alegría”); Mt 6,1-6.16-18 (“Tu Padre, que ve en los secreto, te recompensará”)

Contemplación, vivencia, misión: Para saber cuál es nuestra sintonía con los amores del Corazón de Cristo, basta con observar si hemos captado su sensibilidad hacia el Padre: “Ya sabe vuestro Padre”…, “cuánto más vuestro Padre os dará el Espíritu Santo”…, “para que glorifiquen a vuestro Padre”…, “para que seáis hijos de vuestro Padre”… “vuestro Padre os ama”… Todo corresponde a sus sentimientos más profundos: “Sí, Padre, porque así te agrada”…, “Padre, he cumplido tu obra”…, “Padre, si es posible”…, “perdónales, Padre”…, “Padre, en tus manos”… Vivir en esta sintonía equivale a dar con alegría, sin esperar otro premio que el de poder amar al Padre, por Cristo, en el Espíritu.

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: María oyó de los labios de Jesús la expresión "mi Padre" (Lc 2,49). Era una invitación a seguir viviendo de sorpresa en sorpresa, en sintonía con el amor de Jesús al Padre, dispuesto a vivir "su hora" de "amar hasta el extremo" (Jn 2,4; 13,1).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.