Jueves semana 11ª Tiempo Ordinario (22 junio, Bta Mª Inés Teresa)

De Corazón a corazón: 2Cor 11,1-11 ("Os tengo desposados con un solo esposo… Cristo"); Mt 6,7-15 (“Vuestro Padre sabe lo que necesitáis… Padre nuestro”)

Contemplación, vivencia, misión: El mejor regalo que nos ha hecho Jesús es el de compartir con nosotros su misma filiación divina, para hacer de nuestra vida un “sí” al Padre. Orar el “Padre nuestro” equivale a vivir en sintonía con Cristo, mirando, amando como él. El Padre sigue todos los movimientos de nuestro corazón y sólo le agrada lo que suene a Jesús, porque nos ha hecho sus “consortes”. El Padre “conoce” amando, porque nos conoce y nos ama en Cristo y en el Espíritu Santo. La historia del “Padre nuestro” continúa bajo la acción del Espíritu de Amor (cfr. Gal 4,7; Rom 8,15), no sólo en los comentarios, sino especialmente en la vida de quienes se deciden a injertarse en la mirada amorosa de Jesús al Padre (cfr. Lc 10,21). "Dame que te ame, Dios mío, como tú mismo me amas" (Bta. Mª Inés Teresa).

*Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Desde el seno de María, Jesús comparte, como “consorte”, nuestro caminar. Como en el camino de Emaús, “Jesús comienza su terapia de la esperanza…Sobre todo pregunta y escucha” (Papa Francisco, 24 mayo 2017).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.