Sábado semana 12ª Tiempo Ordinario (1 julio 2017)

De Corazón a corazón: Gen 18,1-15 (Tres mensajeros huéspedes de Abraham; promesa de un hijo); Mt 8,5-17 ("Señor, no soy digno de que entres en mi casa")

Contemplación, vivencia, misión: El hogar es siempre algo sagrado y sencillo. Entran sólo los que viven en sintonía con la familia. Los tres "ángeles" o mensajeros que visitaron a Abraham podría representar la "familia" de Dios Amor (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Dios quiere habitar en nuestro corazón como en su casa. No somos dignos, pero Jesús se ha hecho nuestro hermano, "habitó entre nosotros" (Jn 1,14). Vivimos de una herencia de gracia. La oración “Señor, no soy digno” la inspiró el mismo Jesús en el corazón de un pagano, que tenía más fe que muchos otros “creyentes”. La persona humilde es agradecida, confiada y audaz.

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: La Sagrada Familia era como un reflejo de la "trinidad" en la tierra: Jesús "bajó con ellos (con María y José) y vino a Nazaret, y les estaba sujeto" (Lc 2,51). “Los hombres tienen necesidad de la esperanza para vivir y tienen necesidad del Espíritu Santo para esperar” (Papa Francisco, 31 mayo 2017)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.