Miércoles semana 13ª Tiempo Ordinario (5 julio 2017)

De Corazón a corazón: Gen 21,5.8-20 (Despido de Agar, Dios bendice a Ismael); Mt 8,28-34 (Después de sanar al endemoniando de Gadar, “le rogaron que se fuera de ahí”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús ha venido para “buscar y salvar lo que estaba perdido” (Mt 18,11). Con este espíritu de Buen Pastor, se adentró en la región paganizada de Gadar o Gerasa, como otras veces había ido hasta Canaán o se hizo presente en la piscina Probática de los cinco pórticos. La “Alianza”, aunque comunicada de modo particular a Abraham, era en bien de todos los pueblos. Lo importante era llegar a toda persona necesitada, porque todos somos un pedazo de sus entrañas. La acción del espíritu maligno se mostró más al final de la escena evangélica: “le rogaron que se fuera”. Quien no centra su corazón en Jesús, corre el riesgo de hacer de él un adorno, un paréntesis y, al fin y al cabo, cuando ya no es útil para los propios intereses, un objeto desechable.

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Cuando está ella, si la dejamos actuar maternalmente, el espíritu del mal no tiene nada que hacer. Pero sin la actitud de “sí” de María, surgen todos los enredos. “Hagamos misión inspirándonos en María, Madre de la evangelización” (Mensaje Domund 2017).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.