Domingo 14º Tiempo Ordinario (9 julio 2017)

De Corazón a corazón: Za 9,9-10 (“Exulta, hija de Sión… Viene tu Rey… humilde y montado en un asno”); Rom 8,9.11-13 (“El Espíritu de Dios habita en vosotros”); Mt 11,25-30 (“Te doy gracias, Padre… has comunicado estas cosas a los pequeños. Sí, Padre… Venid a mí todos… soy manso y humilde de Corazón”)

Contemplación, vivencia, misión: Nunca cansa escuchar el anuncio evangélico de labios de Jesús. Hoy y aquí, acontece, se nos hace contemporáneo. Hay que “hacerse pequeño” con él para dejarse sorprender por él. Su “sí” de entrega al Padre por nosotros, acompaña su llamada para una relación de amistad, de imitación y de seguimiento. De parte del Padre, nos comunica el Espíritu de amor, para que nuestra vida recupere el sentido gozoso de la donación. “El Espíritu Santo alimenta la esperanza no sólo en el corazón de los hombres, sino también en la entera creación” (Papa Francisco 31 mayo 2017).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: El anuncio del ángel a María resume las promesas de salvación: Alégrate (“ave”)…el Señor está contigo… salvador (Jesús)… rey (cfr. Lc 1,28ss). La “humilde sierva” del Señor, captó el mensaje y lo hizo vida suya para nuestro bien.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.