Sábado semana 14ª Tiempo Ordinario (15 julio S. Buenaventura)

De Corazón a corazón: Gen 49,29-33; 50,15-26 (Muerte de Jacob; José dice a sus hermanos: “Dios vendrá ciertamente en vuestra ayuda”); Mt 10,24-33 (“Hasta los cabellos de vuestra cabeza están contados”)

Contemplación, vivencia, misión: La “Providencia” equivale a la mirada amorosa de Dios, que nos acompaña paternalmente en todo momento, viendo en nosotros al mismo Jesús. La historia, con sus luces y sombras, se hace biografía de Jesús, para compartir su misma suerte y su misma confianza filial respecto al Padre. No nos va a pasar nada más que lo que pasó a Jesús, con la particularidad de que nosotros le tenemos a él como “consorte” y compañero de camino. La figura bíblica de José, hecho oblación y reconciliación, es imagen de Cristo, el “siervo” inmolado.

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Somos todos de la misma “familia” de Jesús, “familiares de Dios” (Ef 2,19). María nos recibe tal como somos; su tarea materna es la de ayudar a configurarnos con Cristo bajo la acción de Espíritu Santo. Dejémosla entrar…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.