Martes semana 15ª Tiempo Ordinario (18 julio 2017)

De Corazón a corazón: Ex 2,1-15 (Moisés, niño, salvado de las aguas); Mt 11,20-24 (Increpaciones de Jesús sobre Corozaín, Betsaida y Cafarnaún: “Si en Sodoma se hubieran hecho los milagros realizados en ti”… )

Contemplación, vivencia, misión: Sólo el Amor puede “amenazar” así: recordando los beneficios pasados para resaltar la ingratitud. Es un examen de amor que hace posible la penitencia, el perdón y la recuperación de las persona y de las comunidades. Lo que llamamos “justicia” humana no llega a estas finuras del amor de quien se da a sí mismo para salvar y recuperar al hermano. Sólo Jesús, “el Salvador del mundo”, puede librarnos de las “aguas”, cargando él con los pecados de toda la humanidad. Cada uno ha sido “salvado de las aguas”, como Moisés. “Tú eres médico y yo estoy enfermo; tú eres misericordioso y yo soy miserable” (S. Agustín, Confesiones).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: En Nazaret, María oía frecuentemente lo que sucedía en las ciudades vecinas junto al lago. Sólo Ella captaba el modo de amar de Jesús, quien, “ungido por el Espíritu, pasó haciendo el bien” (Hech 10,38).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.