Viernes semana 15ª Tiempo Ordinario (21 julio 2017)

De Corazón a corazón: Ex 11,10-12,14 (El sacrificio del cordero pascual antes de salir de Egipto); Mt 12,1-8 (“Misericordia quiero… el Hijo del hombre es Señor del sábado”)

Contemplación, vivencia, misión: La historia es un camino: desde Dios creador y redentor, hasta Dios encontrado definitivamente. El camino tiene un protagonista, Cristo el Cordero inmolado, “nuestra Pascua”, cuya vida es donada por nosotros (derramando su sangre). La vida está marcada por quien le da sentido definitivo. Los acontecimientos parecen irreversibles, pero, en realidad, todo puede ser cambiado de orientación si Cristo está presente. Las normas parecen un peso insoportable, pero Jesús Resucitado, como “Señor del sábado”, lo transforma todo en amor de donación. “Saber que existe Aquel que me acompaña incluso en la muerte” (Spes Salvi, n.6).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Anualmente la Sagrada Familia (José, María, Jesús) iba a Jerusalén para celebrar la “Pascua”. Cuando Jesús, a sus doce años, se perdió en el templo, sus palabras (“me había de ocupar en la casa de mi Padre”) dejaban entrever su “misterio pascual” de “cordero” inmolado.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.