Jueves semana 16ª Tiempo Ordinario (27 julio 2017)

De Corazón a corazón: Ex 19,1-20 (“Os he llevado sobre alas de águila yos he atraído a mí… seréis mi propiedad personal… un reino sacerdotal… Haremos todo cuanto ha dicho el Señor”); Mt 13,10-17 (Parábolas: “A vosotros se os ha dado a conocer el misterio del Reino… dichosos vuestros ojos… vuestros oídos”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús es la Palabra personal del Padre, pronunciada eternamente en el amor del Espíritu Santo. Al “encarnarse” e insertarse en la historia humana como Dios y hombre verdadero, ha sabido hablar nuestro lenguaje desde dentro, con nuestras imágenes, parábolas y preocupaciones. De este modo, ha asumido nuestra historia y nos la hace saborear haciéndonos descubrir su verdadero significado. Si el corazón se abre al Reino de Dios (que es el mismo Jesús y su mensaje), entonces se cumple el proyecto de Dios sobre nosotros, como propiedad esponsal suya. El Señor nos capacita para “verle” y “oírle”, y espera nuestro “sí” libre, gozoso y generoso. “El hombre necesita a Dios, de lo contrario queda sin esperanza” (Spe Salvi,n.23).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: María Virgen pertenece totalmente al misterio de su Hijo. Para Ella, “meditar” significaba vivir en plena sintonía con su Hijo. “La palabra revelada es Cristo nuestro Señor, la segunda Persona de la Santísima Trinidad que nos habla” (Bta. Mª Inés-Teresa Arias).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.