SAN LORENZO MÁRTIR (10 agosto 2017)

De Corazón a corazón:  2Cor 9,6-10 (“Dios ama al que da con alegría”; Jn 12,24-26 (“El grano de trigo… si muere da mucho fruto”)

Contemplación, vivencia, misión: La Palabra de Dios sólo es dulce cuando se recibe en un corazón de niño confiado: sentirse necesitado, saberse amado, querer amar. La lógica de Dios es distinta de la nuestra. El gozo brota en el corazón cuando la vida se realiza en el darse con alegría. No siempre se recibe el premio; pero el mejor premio es haber dado la vida por amor, como San Lorenzo y tantos “mártires” desconocidos. “Dios mismo se ha dado una « imagen »: en el Cristo que se ha hecho hombre. En Él, el Crucificado, se lleva al extremo la negación de las falsas imágenes de Dios. Ahora Dios revela su rostro precisamente en la figura del que sufre y comparte la condición del hombre abandonado por Dios, tomándola consigo. Este inocente que sufre se ha convertido en esperanza-certeza: Dios existe” (Spe Salvi, n.43).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: El “grano de trigo”, sembrado en el surco, simboliza la vida escondida con Cristo y compartida con él. La “Reina de los mártires” es la Madre más fecunda porque su vida fue un “sí” total y virginal a Cristo, que ahora vive en nosotros.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.