Sábado semana 24ª Tiempo Ordinario (23 septiembre 2017)

De Corazón a corazón: 1Tim 6,13-16 ("El Señor de los señores… que habita en una luz inaccesible"); Lc 8,4-15 ("Salió un sembrador a sembrar su simiente")

Contemplación, vivencia, misión: La “semilla” es siempre “buena”, porque es la “Palabra” pronunciada eternamente por el Padre en el amor del Espíritu Santo. Jesús habla de corazón a corazón, dándose él, mendigando nuestro amor. Quiere encontrar "la tierra buena" de "un corazón bueno". “Pero nosotros los cristianos … creemos que en el horizonte del hombre existe un sol que ilumina por siempre. Creemos que nuestros días más bellos deben todavía llegar. Somos gente más de primavera que de otoño… Dios nos quiere herederos de una promesa e incansables cultivadores de sueños” (Papa Francisco, 22 agosto 2017).

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Es Palabra salida del corazón de Dios, que necesita encontrar un “corazón bueno” como el de María, donde no haya tapujos ni dobleces.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.