SAN LUCAS Evangelista (18 octubre 2017)

De Corazón a corazón: 2Tim 4,9-17 (“El único que está conmigo es Lucas… todos me abandonaron… el Señor me asistió”); Lc 10,1-9 (“Los envió de dos en dos delante de sí… a donde él había de ir”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús nos acompaña siempre en la misión que nos ha encomendado. Es su misma misión. Y allí donde vamos, ya está él esperándonos en el corazón de cada hermano y en cada recodo del camino. Cuando Pablo estaba detenido y fue llevado al tribunal, su discípulo Lucas le acompañó fielmente. Los signos de la presencia de Jesús son así: un hermano (especialmente necesitado), un acontecimiento donde resuena su palabra viva recordando su Eucaristía. Y cuando parece que todos abandonan, Jesús está más cercano como esperanza viva.

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amo: San Lucas pudo recibir las confidencias de María. Ella guardaba en su corazón todas las palabras y acontecimientos del Señor (cfr. Lc 2,19.51). En su corazón materno encontramos todo el evangelio ya preparado para asimilarlo mejor. “María, Madre de la evangelización, movida por el Espíritu, recibió la Palabra de vida en lo más profundo de su fe humilde” (Mensaje Domund 2017).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.