Viernes semana 28ª Tiempo Ordinario (20 octubre. S. Pablo de la Cruz)

De Corazón a corazón: Rom 4,1-8 (“Creyó Abraham en Dios y le fue imputado como justicia”); Lc 12,1-7 (“No hay nada oculto que no haya de saberse… Hasta los cabellos de vuestra cabeza están contados”)

Contemplación, vivencia, misión: Sin la perspectiva del Padre que cuida de nosotros y que nos mira con amor en su Hijo y con el amor del Espíritu Santo, la historia sería un absurdo. La fe de Abraham es también y especialmente confianza filial. Si todo nos habla de Dios Amor, ¿por qué vivir de susto en susto y no de sorpresa en sorpresa?

* Con la “Madre de la Esperanza”, a la sorpresa de Dios Amor: Santa Isabel alabó la fe de María (cfr. Lc 1,45), más profunda que la fe de Abraham. Su “sí” y su “Magníficat” ya forman parte de nuestra existencia como camino de fe. “Que la Virgen nos ayude a decir nuestro «sí» en la urgencia de hacer resonar la Buena Nueva de Jesús en nuestro tiempo” (Mensaje Domund 2017)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.