Viernes semana 31ª Tiempo Ordinario (10 noviembre, San León Magno)

De Corazón a corazón: Rom 15,14-21 ("Ser para los gentiles ministro de Cristo… para que la oblación de los gentiles sea agradable… no anunciar el evangelio sino allí donde el nombre de Cristo no era aún conocido"); Lc 16,1-8 (Parábola del administrador infiel y sagaz: "Los hijos de este mundo son más astutos que los hijos de la luz")

Contemplación, vivencia, misión: El “motor” de nuestra vida depende de los “ideales” y de la pasión que ponemos en ellos. En el mundo, parece que todo se mueve por intereses inmediatos de dominar, poseer, disfrutar… Jesús, presente en nuestro corazón, nos contagia de su “sed”: amar para transformar la creación en nueva creación. Pablo vivía una “itinerancia” peculiar: hacer de todos los pueblos una “oblación” en el Espíritu de amor. “En nuestro mundo no necesitamos nada más que una caricia de Cristo”(Papa Francisco, 11 octubre 2017).

* Con María, Madre del "pan de vida": La “prisa” de María hacia la casa de Isabel (cfr. Lc 1,39), era también contagio y participación en los grandes deseos de Jesús (cfr. Lc 2,49-50). Ella "está presente con la Iglesia, y como Madre de la Iglesia, en todas nuestras celebraciones eucarísticas" (Juan Pablo II, Eccles de Euch. 57)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.