Miércoles semana 32ª Tiempo Ordinario (15 noviembre 2017, S.Alberto)

De Corazón a corazón: Sab 6,1-11 ("Oíd, reyes y entended… el Señor al pequeño como al grande él mismo los hizo y de todos tiene igual cuidado"); Lc 17,11-19 ("Diez leprosos… Ten compasión de nosotros")

Contemplación, vivencia, misión: Jesús es muy sensible a la gratitud. En su Corazón cabemos todos y tenemos ahí un lugar reservado. La mejor curación es la paz en nuestro corazón: saberse amados por él, quererle amar, hacerle amar, amarle en los demás con su mismo amor y hacer que los demás se sientan amados por él. El juicio y examen sobre nuestra vida es sobre el amor, no tanto por lo que tenemos (cualidades y cargos), sino por lo que somos, todo puesto al servicio de los demás. Los criterios de los poderosos del mundo son totalmente otros.

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: “La relación de María con la Eucaristía se puede delinear indirectamente a partir de su actitud interior” (Juan Pablo II, EdEuc 53). Dios “mira” a todos y cada uno con amor peculiar: “hace salir ‘su’ sol sobre justos e injustos” (Mt 5,45). María se sintió “mirada” amorosamente por Dios en su “pequeñez” (Lc 1,48), en la que estamos insertados todos sus hijos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.