Lunes semana segunda Adviento (11 diciembre, S. Dámaso)

De Corazón a corazón: Is 35,1-10 (“Ánimo, no temáis… Dios viene a salvaros”); Lc 5,17-26 (“Tus pecados te son perdonados… Levántate”)

Contemplación, vivencia, misión: Una “teoría” sobre Dios no soluciona ningún problema. Dios es “alguien” y no un simple idea; está presente y nos ama. Pero sorprendentemente ha querido estar presente haciéndose uno de nosotros, Dios hecho hombre, compartiendo nuestra historia. Es “Jesús”, el único “Salvador”. María y José, camino de Belén, irían “ensayando” este nombre que ya era una realidad viviente en el seno de María. “Jesús” es su nombre, su razón de ser: “salvar a su pueblo de los pecados”. “Si lo recibimos con fe, también nosotros podemos amar verdaderamente a Dios y al prójimo, podemos amar cómo Él nos amó, dando la vida” (Papa Francisco, 22 noviembre 2017)

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: “Estábamos en el seno de María” (San Anselmo). "Señor, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte, dónde y cómo encontrarte… Deseando te buscaré, buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te amaré" (Ídem, San Anselmo, Proslogion). En y con María encontramos a quien es “Pan de vida”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.