SANTOS INOCENTES (jueves 28 diciembre 2017)

De Corazón a corazón: 1Jn 1,5-2,2 ("Jesucristo es víctima de propiciación por nuestros pecados"); Mt 2,13-18 ("Herodes va a buscar al niño para matarlo… Envió a matar a todos los niños de Belén")

Contemplación, vivencia, misión: La vida es hermosa, pero también es un misterio. Tanta gente buena que se desvive por servir y, al mismo tiempo, tantos desastres personales y sociales. A Herodes se le ocurrió quitarse de encima la “pesadilla” de “alguien” que le podía arrebatar su poder; la decisión no podía ser más desastrosa y absurda. La muerte de los inocentes se actualiza en cada período histórico. Pero Jesús ha asumido nuestra historia y la ha “rescatado”, para hacerla su propia biografía de Hijo amado del Padre. Las “marginaciones” y los sufrimientos se pueden convertir en “toque” del amor de Dios y en “complemento” de la vida de Jesús.

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: Su dolor materno quedó asociado a la oblación de Jesús, ahora presente en la Eucaristía, fuente de esperanza. “La Comunión eucarística con Jesús, Resucitado y Vivo en eterno, anticipa el domingo sin ocaso, cuando no existirá más fatiga ni dolor ni luto ni lágrimas, sino sólo la alegría de vivir plenamente y por siempre con el Señor” (Papa Francisco, 13 diciembre 2017).

Los comentarios están cerrados.