Lunes semana primera Tiempo Ordinario (8 enero 2018)

De Corazón a corazón: 1Sam 1,1-8 (historia de Samuel); Mc 1,14-20 ("El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva… Venid conmigo")

Contemplación, vivencia, misión: Llamada a la “conversión” y llamada al “seguimiento” de Cristo, se relacionan estrechamente. La llamada de Jesús es siempre sorpresa. Abrirse al amor es dejarse “sorprender”. Sin este sentido de admiración y disponibilidad, la vocación cristiana (de cualquier tipo) se desvanece. La historia de Samuel es también vocacional, de dejarse sorprender por la Palabra de Dios. La vida tiene sentido cuando es “sorpresa”, que deja entrever a quien está presente y nos lleva en el corazón. “Nosotros los cristianos vamos a Misa el domingopara encontrar al Señor resucitado, o mejor dicho para dejarnos encontrar por Él, escuchar su palabra, nutrirnos en su mesa, y así hacernos Iglesia, es decir, su Cuerpo místico viviente en el mundo” (Papa Francisco, 13 diciembre 2017).

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: Jesús, nacido de María (cfr. Gal 4,4), da sentido a nuestra historia, se nos hace “pan de vida” en nuestro caminar. Sus palabras son siempre recién salidas de su Corazón y piden una “apertura” de seguimiento, de “relación personal” y de “opciones definitivas”, para ser con él y como él, “pan partido”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.