Jueves semana primera Tiempo Ordinario (11 enero 2018)

De Corazón a corazón: 1Sam 4,1-11 (Secuestro del Arca de la Alianza); Mc 1,40-45 (“Si quieres, puedes curarme… Compadecido le dijo: Quiero, queda limpio”)

Contemplación, vivencia, misión: La clave para entrar en el Corazón de Cristo es la confianza. Queda desarmado cuando no dudamos de su amor. Él mismo ha querido ser y obrar así. Por esto nada le impide tomar la mano del leproso para curarlo. Todo el evangelio refleja su compasión, que abarca a toda la historia humana con todas su heridas materiales y morales. Nuestras seguridades legítimas y también nuestros ídolos se desvanecen. Sólo queda el amor de Cristo que nos acompaña. Entonces se aprende a orar: sentirse pobre y amado por él.

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: María sigue siendo la “estrella” que conduce al gozo del encuentro vivencial y salvífico con Cristo. “La Misa es un encuentro de amor con Cristo, que «con la inmolación de su cuerpo en la cruz […] quiso ser al mismo tiempo sacerdote, víctima y altar» (Prefacio de Pascua V)” (Papa Francisco, 20 diciembre 2017)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.