Jueves semana segunda Tiempo Ordinario (18 enero 2018)

De Corazón a corazón: 1Sam 18,6-9; 19,1-7 (Intrigas de Saúl contra David; amistad de David con Jonatán); Mc 3,7-12 (Jesús enseñaba desde la barca y "curó a muchos")

Contemplación, vivencia, misión: “Muchos”, para Jesús, son “todos” y cada uno, pero de distinto modo. A todos nos lleva en su corazón, también a San José cuando murió. Lo importante es saber que nos acompaña y comparte nuestra misma vida y nuestra misma suerte. No hay lugar para las envidias, ambiciones, celotipias y otras tonterías. Su cercanía parece, a veces, lejanía, como cuando se sentó en una barca, algo lejos de la orilla. Pero es siempre para respetar nuestra identidad y responsabilidad, y así podernos curar de verdad, orientando nuestra vida como la suya. Nadie puede ocupar nuestro puesto reservado y privilegiado en el Corazón de Jesús.

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: La historia es salvífica porque está marcada por la cruz del Resucitado. Cuando Jesús llamó “mujer” a su Madre (cfr. Jn 2,5; 19,26), lo hizo en un contexto “nupcial”, para “asociarla” activamente como “consorte” a su obra salvífica. Desde el seno de su Madre, Jesús se nos hace “pan de vida” que unifica las comunidades.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.