Martes semana cuarta Tiempo Ordinario (30 enero 2018)

De Corazón a corazón: 2Sam 18,9-10.14.24-25.30; 19,1-4 (Muerte de Absalón, dolor de David); Mc 5,21-43 (A la mujer enferma: “Tu fe te ha curado”; a la niña muerta: “Levántate”)

Contemplación, vivencia, misión: La vida de Jesús, prototipo de la nuestra, está orientada hacia el gozo de la resurrección, pasando por la cruz. Se trata de transformar la vida (también todo tipo de sufrimiento) en donación. Él es nuestra esperanza, que da sentido a todas las circunstancias de nuestra vida. Él se acerca a todos para curar definitivamente, acompañándonos y dándonos la posibilidad de “completarle” en el misterio de su muerte y resurrección. Estamos invitados a disfrutar de los dones de Dios, que dan sentido y gozo a la vida cuando se comparten con los hermanos.

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: Dios hace siempre “cosas grandes” (Lc 1,49); en María fue el mismo Jesús en su seno para dárnoslo a nosotros como “Pan de vida”, que ilumina y vivifica todo nuestro existir.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.