Lunes semana sexta Tiempo Ordinario (12 febrero 2018)

De Corazón a corazón: Sant 1,1-11 ("Considerad como un gran gozo si estáis rodeados por toda clase de pruebas"); Mc 8,11-13 (“No se les dará ninguna señal… Se fue a la orilla opuesta”)

Contemplación, vivencia, misión: A Jesús se le quiere manipular, como si fuera un quita y pon, un objeto de adorno. Es el mismo problema “religioso” en todas partes: a Dios se le valora según los propios baremos. Y se le piden cuentas de todo y de todos. Pero Dios nos ama tal como somos y nos quiere libres; por esto respeta nuestra libertad y no nos concede nuestras tonterías. La vida sólo tiene solución si se hace desposorio con Cristo, el Hijo amado por el Padre y zarandeado por la historia, probado y sin privilegios. En las pruebas, Jesús no dice: te acompaño, ¿me quieres completar?

*Con la Madre de Jesús, Madre del “Pan de vida”: Si vivimos en fraternidad el seguimiento y la misión de Jesús (“con su Madre”: Jn 2,12), es posible perseverar gozosamente en la siembra del Evangelio. "Vivir en la Eucaristía el memorial de la muerte de Cristo … significa asumir, al mismo tiempo, el compromiso de conformarnos a Cristo, aprendiendo de su Madre y dejándonos acompañar por ella” (Ecclesia de Eucharistia, n.57)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.