Lunes semana cuarta Cuaresma (12 marzo 2018)

De Corazón a corazón: Is 65,17-21 (“Yo creo cielos nuevos y tierra nueva”); Jn 4,43-54 (Al funcionario de Cafarnaún: “Vete, que tu hijo vive”)

Contemplación, vivencia, misión: Todo está cambiando en “mejor”, a pesar de las apariencias. La cercanía de Jesús, que sigue resucitado y presente entre nosotros, nos da la perspectiva de la verdad definitiva, que ya está empezando ahora, en el momento “presente”. Sólo va a quedar el amor con que se hacen las cosas. En Cristo resucitado, ya estamos empezando un cielo nuevo y una tierra nueva.

*De camino hacia la Pascua con la Madre de Jesús: El momento más hermoso e importante de nuestra vida terrena todavía no ha llegado: será el último momento consciente en que diremos nuestro “sí”. En este ensayo de todos los días, nos ha precedido y nos acompaña María, para que Jesús sea nuestro “sí”. Hagamos que la Madre sea el huésped de nuestra vida cotidiana, la presencia constante en nuestra casa, nuestro refugio seguro” (Papa Francisco, SMªM, 28.1.18)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.