Viernes semana sexta de Pascua (11 mayo 2018)

De Corazón a corazón: (Hech 18,9-18 (“No temas. Yo estoy contigo”); Jn 16,20-23 (“Vuestra tristeza se cambiará en gozo”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús comparó los Apóstoles a una madre que sufre dolores de parto para llegar al gozo de la fecundidad (cfr, Jn 16,20ss). Uno de los momentos más difíciles de la vida de San Pablo, fue a su regreso de Atenas y dar comienzo a su predicación en Corinto. Pero el Señor es buen amigo y nunca falla en estos momentos providenciales: "Yo estoy contigo" (Hech 18,10). Es la "experiencia" que Jesús comunica a los suyos. “Las dificultades… pueden tener la función de hacernos volver a ese Dios que es ternura y que quiere llevarnos a una itinerancia constante y renovadora” (Gaudete et Exsultate, n. 134).

*Dejarse sorprender para hacer de la vida un “sí” como la Madre de Jesús: Los autores espirituales han relacionado la "espada" profetizada a la Virgen por Simeón (Lc 2,35), con las tribulaciones de la vida apostólica ("dolores de parto": Jn 16,21; Gal 4,19) y con la fidelidad materna "junto a la cruz" (Jn 19,25). Es la "nueva maternidad" de María y de la Iglesia, para transmitir la "vida nueva" a toda la humanidad.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.