Martes semana 14ª Tiempo Ordinario (10 julio 2018)

De Corazón a corazón: Os 8,4-7.11-13 (“Se hicieron ídolos”); Mt 9,32-38 (“Al ver la muchedumbre, tuvo compasión”)

Contemplación, vivencia, misión: Quienes viven en sintonía con los sentimientos de Cristo, captan su compasión actual ante un mundo sediento. Las luces son siempre más abundantes que las sombras. Pero Jesús sigue mirando con compasión a tantas personas que sufren y que sólo él puede comprender y acompañar. Quienes siguen a Cristo viven en sintonía con los latidos de su Corazón. Los ídolos que se fabrica el corazón humano son fuente de divisiones y de dolor en la humanidad y en la Iglesia. Vanidad, autosuficiencia, personalismo, ambiciones y ansias de dominio, son los ídolos que intentan desterrar a Dios Amor del corazón y de la comunidad.

*Dejarse sorprender para hacer de la vida un “sí” como la Madre de Jesús: En los evangelios “apócrifos” se describe cómo los ídolos cayeron al llegar la Sagrada Familia a Egipto. Esa tradición corresponde a una realidad profunda: el “sí” de María al designio de Dios Amor nos trajo la luz (Jesús) que se hace presente y disipa las tinieblas (cfr. Jn 1,5). “Hay que perderle el miedo a esa presencia que solamente puede hacernos bien. Es el Padre que nos dio la vida y nos ama tanto” (Gaudete et Exsultate, n.51).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.